Print this page

Quito D.M, 21 de junio de 2021._

El día del padre son todos los días: un obrero de emergencias viales de la Epmmop siempre alerta

2021 06 21 PADRE BRIGADA EMERGENCIAS EPMMOP

 

Jesús Vásquez tiene 30 años, trabaja en la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas, Epmmop, junto a su esposa Diana Collaguazo, se levantan muy temprano para ir a sus labores diarias, se alista, desayuna y acude al dormitorio de sus pequeños, Damaris y Benjamín a despedirse. Diana lo mira desde la puerta alejarse y pide a Dios que lo proteja.

A las 7:00 Jesús llega al campamento de emergencias, junto a sus compañeros inician una jornada laboral que terminará a las 7:00 del siguiente día.

Entre algunos trabajos de los que recuerda Jesús y que siempre están presente en su mente está el terremoto de Manabí en el 2016, donde brindó su apoyo en la remoción de escombros. “Una experiencia complicada, pero enriquecedora porque fue un servicio a la comunidad y en este caso a los más afectados”.

Jesús trabaja en las calles de Quito en temas de deslizamientos de tierra, remoción de escombros en vías, mitigación de taludes, limpieza de cunetas de coronación, viales, entre otros. “Mi trabajo es muy importante porque se concentra en mantener las calles libres de cualquier evento que pueda afectar a la movilidad y seguridad de conductores y peatones.

Las personas a veces no comprenden nuestra actividad, se molestan porque cerramos las vías. Quiero decirles que nuestra intención no es incomodarles, sino dar un buen servicio para que circulen bien y seguros”.

Jesús labora 24 horas y descansa 72, pero la palabra descansa no existe mucho para él como cuenta Diana. “Jesús llega del trabajo directamente al local que tenemos y sigue laborando. Él se esfuerza muchísimo por nosotros, especialmente por Benjamín”.

“Quiero decirle que siga como siempre esforzándose, gracias por el amor que nos ha dado como padre y esposo. Es el mejor para Dios y para nosotros”, cuenta Diana desde la distribuidora de huevos donde ella labora.

A los 3 meses de nacido a Benjamín le detectaron un virus que cambió drásticamente la vida de toda la familia. El virus afectó gran parte de su cerebro causándole una parálisis. “Esta prueba fue dura. Recuerdo que lloraba demasiado, le llevamos al hospital y ahí nos enteramos de ese problema. Además, nos comunicaron que había perdido la visión completamente. Esto me mató, contuve el llanto ante mi esposa para que no me vea débil, entonces salí del hospital y lloré, pero a la final acepté la voluntad de Dios”, recuerda Jesús.

“Lo más difícil en estos 12 años de casados ha sido la enfermedad de Benjamín. Nos golpeó durísimo emocional y económicamente. Como ya no nos alcanzaba lo que ganaba Jesús para los tratamientos costosos, se me ocurrió vender habas y churros en la calle, en un puestito en mí mismo barrio. Gracias a las manos generosas de la familia y otras personas pudimos, luego de un año, ponernos un local. Incrementamos los productos y ahora vendemos huevos y muchas cosas más”, dice Diana.

Jesús, luego de una extensa jornada laboral en la Epmmop llega directo a su local que lleva el nombre de su hijo ‘Benja’, como ellos le dicen. Ayuda a acomodar los productos, hace inventario, vende, arregla, etc.

“Hay veces en que debemos cerrar el local para llevar a Benjamín al médico. Mi deseo es que Dios siga cuidando a mi hijo y que no vaya al hospital, ahora con pandemia más complicado. Hace seis meses se enfermó y fue difícil conseguir una cama, tuvimos un gran pánico. El médico que le trata pronosticó que no llegaría a los tres años y ahora él ya tiene 4 y gracias a Dios aún lo tenemos con nosotros. Lo que más me entristece es pensar que un día Benjamín se pueda ir…”, cuenta Jesús.

Diana dice que el día del padre para ellos son todos los días, pues Jesús lo demuestra siempre siendo el mejor en todo lo que hace. Jesús se siente feliz de su familia y le da un mensaje a su esposa. “Gracias Diana por ser la esposa que Dios me dio para apoyarme, en ti he encontrado fortaleza. Te amo mucho. Y que nunca se acabe nuestro amor”.

 

EPMMOP

Quito, grande otra vez.